Las locuras del jardín inexistente, más información en su editorial preferida.

¡Nos han invadido!

Noticia de IMPACTO, nos hemos mudado a Wordpress. Si queréis seguir con CDE, Cerebro de Espuma II

21/7/07

¿Teclados inalámbricos?


Yo no he sido...


Aquí estoy, batallando con mi teclado inalámbrico. Puede que penséis: "Mira, un cabrón con teclado sin cables. Qué puta suerte". Pues no, estoy sufriendo. Se me derraman las lágrimas cada vez que esta mierda de la tecnología moderna se me salta una tecla o escribe lo que le da la gana. El teclado no puede estar a más de 1 metro de un dispositivo que va conectado al ordenador, mas cuando decimos 1 metro léase 10 centímetros. Es jodidamente asqueroso e incómodo. Se me joden los dedos de aporrear. Estoy pensando en ir a por mi martillo, puede ser una noche divertida. No pienso rendirme ante este aparato traído por los más masoquistas interestelares que se ríen de mí desde arriba mientras yo me jodo sin poder escribir como dios manda. Ojalá tuviera unas piedras a mano, se iban a enterar. En varias ocasiones he pensado si volver al pasado, usando mi viejo teclado. No sé cuál es peor. A este paso tendré que escribir con el culo.
Lo que me jode de verdad es lo caro que salió. No había visto una mierda tan cara desde que Hitler decidió vender su tetilla izquierda. Joder, si hasta un mono ardiendo en un foro de parkinson escribe mejor que yo.
No sábeis el trabajo que estoy pasando ahora, en serio. Quizás me tire por la ventana, es una tentativa que no he pasado por alto. Pero si lo hago el teclado seguiría aquí y se reiría de mi cadáver desde la ventana. Sí, primero prenderé fuego a toda la casa, atando el teclado al sofá para que no escape. Luego me cuelgo de la antena del tejado. No, no. Me convence más destruir la ciudad para purificar a toda la gente con teclados inalámbricos.
Un consejo: No os compréis un teclado sin cables a menos que un señor vestido de conejo os apunte con una zanahoria.
He dicho.

1 comentario:

Jaja dijo...

Callese o los de Labtec vendrán a por tí